Contáctanos : 911 279 111
Zona Cliente Clientes

¿Qué tipos de centrales eléctricas existen?

En España los principales tipos de centrales son térmicas, eólica, solares, hidroeléctricas, nucleares y solar fotovoltaica.

La electricidad es un fenómeno de origen natural que puede presentarse de diversas maneras a través de las centrales eléctricas. La cuestión del origen de la energía eléctrica es más que simple: para que se aproveche en forma de energía, atraviesa un largo recorrido. Por otro lado, su capacidad de producción y nivel de eficiencia, es decir, la cantidad de electricidad que pueden producir a partir de la transformación de la fuente primaria, dependerá del recurso bruto y de la tecnología que se utilice.

Es por ello, que la central eléctrica dependerá de la fuente de energía. En España los principales tipos de centrales son térmicas, nucleares, atmosféricas y solar fotovoltaica.

A continuación, te explicamos cómo funciona cada una de ellas.

Centrales eléctricas térmicas

Las turbinas de estas centrales entran en movimiento gracias a un chorro de vapor a presión que se obtiene calentando el agua. Existen diferentes formas de generar energía en las centrales de tipo térmicas: Entre ellas están las térmicas

  • Clásicas: obtienen la energía de la combustión de combustibles fósiles.
  • De biomasa: obtienen la energía de la combustión de residuos forestales, agrícolas o de los famosos cultivos energéticos.
  • De incineración de residuos sólidos urbanos: obtienen la energía a través de la combustión de la basura tratada.
  • Centrales nucleares: generan energía gracias a las reacciones de fisión de átomos de uranio. Las termo solares por su lado, calientan el agua concentrando la energía procedente del sol y, finalmente las centrales geotérmicas aprovechan el calor que proviene del interior de la tierra.

Centrales eólicas

Sus turbinas son movidas gracias a la acción del viento sobre las aspas del aerogenerador. Para ello, se instala una torre en cuya parte superior existe un rotor con múltiples palas que se orientan en dirección del viento. Estas giran alrededor de un eje horizontal que actúa sobre un generador de electricidad. Su funcionamiento está limitado a la velocidad del viento y un parque eólico demanda extensiones de terrenos grandes. Por otro lado, el número de horas de funcionamiento para producir energía eléctrica está entre el 20% y 30% de las horas del año en España; un valor bajo cuando se compara con centrales térmicas y nucleares que consiguen cifras del hasta 93%.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que este es un tipo de energía limpia y estas instalaciones no suponen ningún daño al medio ambiente. El parque eólico instalado en el Puerto de Bilbao, Punta Lucero, generó en sus primeros cinco meses de funcionamiento 7,1 millones de kWh de energía eólica en España. Cuando estos parques se construyen cerca del mar, es más beneficioso porque el aire acostumbra a circular de manera racheada, además de ser más constante que sobre tierra firme.

Centrales solares

Existen diferentes tipos dentro de estas centrales de energía. Entre ellas las centrales termosolares que aprovechan el calor del sol para calentar el agua y mover la turbina con el vapor que se genera de ese calentamiento. También están las centrales solares fotovoltaicas que se encargar de transformar la energía solar en electricidad debido a las células fotovoltaicas. En España, contamos con dos centrales importantes: los parques fotovoltaicos Puertollano y Olmedilla de Alarcón. Ambos están ubicados en Castilla-La Mancha.

Centrales hidroeléctricas

Las turbinas de estas centrales se mueven gracias a un chorro de agua a alta velocidad. Estas aprovechan los saltos de agua ya sean naturales, es decir, cascadas y desniveles de los ríos, o artificiales que son construidos en los embalses. Estas también se dividen o clasifican según la potencia que tienen, además de la energía eléctrica que son capaces de generar. Por un lado están las centrales hidroeléctricas de gran potencia, las mini centrales hidroeléctricas y las micro centrales hidroeléctricas.

Centrales mareomotrices

Estas tienen un parecido en su funcionamiento a las centrales hidroeléctricas. Pero estas aprovechan las diferencias del nivel del mar entre la marea alta y la marea baja. También se consideran centrales mareomotrices aquellas centrales que aprovechan el movimiento de las olas para mover las turbinas. Por otro lado, también existen las de corrientes marinas, las cuales usan la energía cinética de las corrientes marinas o de los océanos. Este método genera un impacto menor en el ambiente debido que no se construyen presas que alteren el ecosistema.

En conclusión, si bien la energía eléctrica puede provenir de fuentes renovables y sin impacto para el medio ambiente, debe manejarse con prudencia para no crear una sobre producción que afectaría perjudicialmente a las naciones.


¿Te ha parecido útil el artículo?


Cargando…

Te puede interesar

Te informarmos de todos los detalles.Sí, este es un número 100% gratuito.

911 279 111

Si lo prefieres te llamamos

Calcula tu ahorro:

Envíanos una foto de tu factura por o Email